STGO FOOD TRUCK FEST

El lunes oí por primera vez sobre la feria y esa misma noche lo vi posteado en Facebook.

Es el primer gran evento que hace Club de Food Truck de Chile donde se muestran sus mejores exponentes. Check-in de inmediato; ir a comer rico al barrio Lastarria, su chelita y buena onda. Más ganas aún me dieron cuando leí en las redes sociales las disculpas respectivas de los organizadores por el mal día inaugural que habían tenido y comentarios de los clientes insatisfechos. Había que ver de qué se trataba ya que la organización prometía mejoras para el segundo día, entendiendo que el primero había sido así porque no pensaban que tendrían tanta concurrencia.

Fui a la hora de almuerzo y ya pasando la calle Lastarria bajando por la Avenida del Libertador se sentían los aromas. Era el pescado frito, los Fish & Chips del carro “El Chango”. Al entrar al Boulevard Alameda, que a todo esto es un lugar bajo techo contradiciéndose al espíritu Food Trucker que generalmente son al aire libre y como pensaba que sería, pero quizás fue el único lugar que pudieron conseguir los organizadores considerando la dificultad para obtener permisos municipales y los vacíos legales que aún existen para estos negocios, esperando pronto que se regularice para el bien de todos.

Pero bueno, eso es otro tema… Al entrar fui directo por ese pescado frito. Había mucha gente y al pasarme el número me di cuenta que había que esperar, pero no importaba porque me iría a hidratar por mientras. Pero malas noticias: no se podía comprar cerveza, porque no llegaba la chica de la cerveza (en todo el día anterior no habían podido vender por otros problemas).

A dar vueltas entonces. En eso me tenté con una arepa venezolana del carro “En tu Salsa”, ya que al pescado y papas se le venía larga la cosa. Pedí una vegetariana y en 7 minutos la tenía en mi boca, muy rica y sana ya que no tenía gluten. Cuando masticaba noté que ya se podía comprar cerveza y corrí por una, ahí me instalé en la barra a observar y disfrutar; eran ocho carros con temáticas y colores distintos, cada uno con sus flujos y tiempos, todo muy acogedor con espacios agradables para sentarse y compartir con buena música, con feriantes de libros y unas tías instaladas con distintos puestos de variados productos que aportaban a lo cultural.

Ya acabada la merienda y después de 40 minutos fui a ver si pasaba algo con la merluza frita, pero aún le falta. Mucho rato no creen? Bueno, no había apuro, pero el concepto Food Truck se relaciona directamente con comida rápida, van 45 minutos… Después de 48 minutos me llamaron, tendría que estar bueno después de la larga espera, y sí, lo estaban; tenían el auténtico sabor de unas buenas Fish & Chips. El pescado muy tierno y las papas ultra crujientes, muy rico!

Ya satisfecho o casi, mejor dicho, fui por un alfajor donde las tías, eso era lo último, y un poco decepcionado emprendí la caminata hacia la calle donde me fijé en la demora que tenían algunos carros. Mientras caminaba hacia el metro endulzando la vida con el alfajor pensaba en los problemas de algunos carros y concluía que principalmente era porque se quedaron sin materia prima y tenían que preparar más; o por la complejidad de sus menús, sumado a otros que detallaré más adelante. Tendría que volver para darle otra chance…

… Por eso volví! Esa misma tarde-noche y esta vez acompañado. Ya sabía que quería: una birra y algo en el “Monkey Dog”, se veían buenas las preparaciones y fluía correctamente. Mi amigo fue por un kebab al “Abbas Kebab”, donde había mucha gente. Camine hacia la cerveza y fajita vegana del carro del mono, donde se demoraron 7 minutos mientras que mi amigo espero más de 30 por algo que estaba rico, pero nada especial. Lo mío, lo mismo. Era muy parecida la preparación, pero se demoró 25 minutos menos, esto por la diferencia de complejidad de menú, buena organización en la línea, más personal y un sistema de pago más eficiente en la misma ventana de la cocina. También influye obviamente los gustos de la gente y donde ya hay más gente esperando.

Paseamos un rato más y me fijé que a varios se le había acabado casi todo. Otros tenían problemas con el pago de tarjeta por la conectividad, algo que sucede seguido en estos tipos de eventos.

Faltaba poco para el cierre y seguían vendiendo lo que quedaba. Gran mejora respecto al día anterior y una buena señal para estos emprendedores que según sus promesas iban a cuadruplicar la producción para ese día, ya que el día de antes a muchos no le quedaba stock a las 6 de la tarde. También reflejando el aumento de público progresivamente hasta el domingo que es el último día. Por lo mismo a prepararse con más producción aún y si es necesario contratar a más gente para apurar la línea y quizás replantearse la oferta para dar a vasto a todo el público que se les viene y en tiempos que corresponden a un Food Truck. Los precios me parecieron un poco caros considerando las demoras, pero si se mejora eso, lo valen.

Espero que hoy haya salido todo increíble y la mejor de las suertes para lo que les queda y para lo que se les venga más adelante. SIEMPRE se agradecen este tipo de evento.

Para lo que quieran ir, vayan lo antes posible ya que habrán más personas con el paso de los días.

Un consejo, si está muy lleno, quiere matar el hambre y no se logra armar de paciencia, dese una vuelta por el Bar Torremolinos a la vuelta de la esquina, ese no falla, se demora 5 minutos y paga la mitad considerando el shop.

El domingo, también está el Mercado Mastica en el Parque Bicentenario de Vitacura!

IMG_5640

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s