MANJAR DURO

Red this post in english here

Hace un par de años dejé de comer chocolate – en todas sus versiones: barra, helado, polvo, galletas, cafe… – por 18 meses y me hice adicta al manjar, también en todos sus formatos. La pregunta del millón es, por qué hice esa locura, y la respuesta más simple era para evitar hacer dietas. Los kioskos, postres y todo lo más rico tiene chocolate, así que no podia comer nada. No digamos que quede esquelética, pero me mantuve jaja.

Mi máximo placer empezó a ser el manjar duro y en honor a eso, lo hice. La receta es de un libro de cocina de Revista Paula.

La cantidad y grosor dependen 100% del tamaño de la fuente que están usando. Como de costumbre, me equivoque y lo hice sobre una fuente de vidrio. Por favor NO hacer eso, pésima idea. Se quedo todo pegado y llegar a la forma final (cubitos) fue un poco complicado. Necesitan un molde de silicona para evitar que se pegue.

Ingredientes

3 litro de leche
3 tazas de azúcar
3 yemas
125 g de margarina
1 cucharada de aceite

El gran secreto está en pasar la olla por agua para que la grasa de la leche no se pegue. Yo usé leche sin lactosa y me funciono de maravilla.

Ojo con el porte de la olla. Entre más grande, más se van a demorar, pero son 3 litros, así que tampoco puede ser tan chica. Tampoco piensen que van a tener manjar de por vida al ser tres litros de leche. Para lograr que se espese, la leche se evapora y se reduce hasta la mitad o un poco menos.

Hervir la lecha a fuego medio y agregar el azúcar (al igual que en el suspiro limeño o manjar casero hay que tener paciencia en la cocina, pero subiendo un poco el fuego y teniendo ojo, se hace un poco más amena la cosa) Revolver hasta que se espese – cerca de tres horas -. Hay que ir revolviendo para que no se haga caluga el fondo y luego se queme.

Mientras tanto en una batidora cremar las yemas y margarina (batir hasta lograr una crema homogenea amarilla clarita)

Cuando la leche y el manjar estén espesos agregar esta crema y revolver hasta que se vea el fondo de la olla.

En el molde aceitado, vaciar el manjar y desmoldar al dia siguiente. Una vez desmoldado se corta en cubitos o en la forma deseada.

Para guardarlos puede ser en el refrigerador o en un lugar fresco y no caluroso y duran hasta dos semanas.

Estos palitos de manjar son perfectos para envolverlos en papel mantequilla y regalarlos a algún familiar o enamorado. También muy entretenido para hacerlo con los niños.

 

KAFURAHIA CHAKULA

 

Screen Shot 2015-02-05 at 12.34.50 am Screen Shot 2015-02-05 at 12.33.11 am Screen Shot 2015-02-05 at 12.35.32 am

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s