FILETE WELLINGTON (BEEF WELLINGTON)

La Navidad en Sudamérica es curiosa, si bien es una fiesta religiosa universal, creo que los europeos y norteamericanos (sobre todo ellos) se han encargado de darle una imagen que evoca al frio, a las comidas calientes y los dulces. En definitiva, un panorama perfecto.

Aquí en Chile es distinto, en vez de nieve la temperatura bordea los 30°, pero no por eso nos tenemos que privar de tantas preparaciones tradicionales absolutamente ricas, que vienen del otro lado del mundo.
El otro día me atreví a preparar el Filete Wellington (Beef Wellington). Esta maravillosa carne sin grasa, con mostaza, champiñones, jamón serrano (o tocino) y envuelta en una masa de hojas que le da un toque de perfección entre lo suave y crocante.

La historia cuenta que en 1815, en la batalla de Waterloo, el duque Wellington derrotó a Napoleón y dentro de sus rehenes tomo a su cocinero. Los ingleses, hasta el momento, estaban acostumbrados a comer carnes muy secas y desabridas, por lo que no dudo que el señor Wellington debe haber quedado alucinado con esta preparación que permite lograr el punto perfecto en el centro del filete, bien jugoso.

Desde ahí, que los ingleses disfrutan sus carnes jugosas (el llamado punto “a la inglesa”), apenas cocidas, que en lo personal les encuentro absolutamente la razón, nada peor que un pedazo de carne seco y gris. Tampoco se trata de comerse al animal vivo, pero un punto medio me parece perfecto.

Bien, ahora hay que ser sumamente ordenado y metódico para lograr el éxito en esta receta, ya que si se omite algo puede terminar en un desastre absoluto.
Acá les dejo el paso a paso!

proceso

 

Ingredientes:
– 1 filete de vacuno desgrasado y cortado de una forma regular, que todo el trozo tenga el mismo grosor.
– Mostaza de grano.
– 250 gr de jamón serrano o tocino.
– 2 bandejas de champiñones.
– Almendras o castañas de caju.
– Masa de hojaldre (la venden lista en supermercados, de verdad que hacerla es un trabajo de locos y el resultado es el mismo, hay que simplificarse).
– Papel film.

Lo más importante es concentrar todos los líquidos dentro del filete, para que estos no se salgan y humedezcan la masa. Por eso es importantísimo un buen sellado.

Paso 1:
Una vez que se tiene el trozo perfecto del filete, se salpimienta y en un sartén con aceite bien caliente se sella por todos sus lados, para que mantenga al interior todos sus líquidos. Se retira y se deja reposar, luego se cubre completo con mostaza de grano.

Paso 2:
En una procesadora, se trituran los champiñones y luego el fruto seco elegido. Se mezclan y se cocina en un sartén sin aceite, para que pierda todo su líquido. Entre a 5 a 10 minutos. Reservar.

Paso 3:
Extender papel film en una mesa y poner láminas de jamón serrano, luego los champiñones, el filete y enrollar haciendo un rollo bien firme y compacto, refrigerar por 30 minutos.

Paso 4:
Sacarle el plástico al rollo, extender nuevamente papel film, disponer la masa, poner sobre el rollo y enrollar cortando el exceso de masa y nuevamente armar el rollo bien firme, refrigerar 10 minutos, ponerlo en una bandeja para horno, pintar con yema de huevo y hornear por 35 minutos a 200°.

Paso 5:
Una vez fuera del horno, dejar el filete unos 5 minutos antes de cortarlo para que se distribuyan los jugos, con un cuchillo muy afilado y con mucho cuidado, cortar trozos de dos a tres dedos de ancho.

Listo, ahora a disfrutar uno de los mejores platos de carne que he probado!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s