ISIDORA GOYENECHEA

Caminando por Isidora Goyenechea con algunos integrantes de mi familia, por no decir unos pocos (éramos cinco) paramos en el restaurante Oporto a almorzar un viernes. Este no era la primera opción, pero al Club El Golf 50 no nos dejaron entrar por el dress code. Para los que no saben, el dress code es la forma de vestir exigida por un lugar para entrar, por ejemplo a este restaurante se debe ir con zapatos, pantalón, camisa, ojala chaqueta para los hombres. En cuanto a las mujeres, no sé, porque justo ese día tenía presentación en la universidad y estaba vestida formal. Otro ejemplo es el sport formal ¡¿qué es eso?! Es una especie de pantalón casual, no de traje, con camisa y para las mujeres vestido con taquitos.

Después de unas semanas volvimos a ir y tuvimos el mismo problema, pero entramos igual. Lo novedoso del lugar, es que solamente tiene cinco páginas de reglamentos y el socio más joven tiene 75 años. A menos que vayan con la familia o tengan muchas ganas de conocerlo, no vale la pena ir. Para poder entrar tiene que ser familiar de un miembro del club.

Volviendo al Oporto es un lugar increíble, bien decorado y de gran ambiente. Lamentablemente no es uno de mis favoritos, pero justo la semana que fui la revistaWikend que le dio siete tenedores, es como cinco estrellas en hoteles, pero en restaurantes;  por lo que no debe ser tan malo y yo fui en un mal día. Es un poco caro, pero si quieren ir vallan con adultos o jóvenes laburadores sin costos fijos. Son $20.000 aprox. por persona con bebestible, entrada, fondo y postre.

Otra alternativa hubiera sido el Tiramisu, pero creo que ese es un restaurante ultra taquilla de noche. Hace un tiempo fuimos con unos amigos y me dijeron que él albahaca sour había que probarlo, y no se equivocaron. Me hubiera tomado el jarro completo, pero para mi mala suerte tenía que manejar y había varias vidas bajo mi responsabilidad por lo que no podía dejar que el alcohol se me subiera a la cabeza. Después del sour en la barra, pasamos a la mesa. Para partir unas brushetas, un pedacito de pan con tomate y albahaca con ajo o sin ajo, muy ricos los dos. Después pizzas y ensaladas acompañadas de un buen vino.

Para mí las pizzas van con pino noir, de preferencia frio. En cuanto al postre, ese día elcreme brulee no estaba muy bueno y debo decir que me declaro una entendida en este tema. He cocinado los peores y los mejores que he comido, y mi familia ha presenciado esto, un pocillo que es puro huevo versus otro que te envuelve la lengua con la frescura de la vainilla y la suavidad de la crema más el toque de la capa de azúcar quemada que le da el factor crunch en las primeras masticadas. Suena cursi, pero delicioso.

Lo mejor de este tipo de restaurantes es pedir varios platos y compartir. Primero porque una pizza por persona es mucho, segundo que hace más ameno el ambiente y por último se pueden probar de todo y no perderse de nada.

Otro restaurante increíble es el Km 0 en el subsuelo del Hotel W. La decoración muy moderna con una pared inmensa llena de botellas de vino que dan ganas de tomárselas todas. En cuanto a los platos, el asado de tira está horas cocinándose para que cuando llega a tu mesa se puede cortar con el tenedor, increíble.  El beef bourginon, es una mezcla de carne en cuadraditos con verduras cocinadas al vino tinto, ¿Alguien me lleva al Km 0?

Esta calle está llena de lugares con distintos tipo de comida, para satisfacer los gustos de muchos, desde El Bosque hasta Av. Vitacura. Si no saben a dónde ir, el que busca siempre encuentra.

KAFURAHIA CHAKULA

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s